Proyección Congcoop

congoop-link-portada
IDEAR
IPD
CE
OBSERVAR

Estudio Susana Gauster, 2006

 

En el año 2004, los países de América Latina recibieron el 86% de su Ayuda Alimentaria de Estados Unidos. Estrechamente vinculado con la fuerte presencia de Ayuda Alimentaria estadounidense, los datos de la Ayuda Alimentaria Latinoamericana muestran contrastes fuertes con los del resto del mundo. Aunque hay un consenso casi mundial (con excepción de EEUU precisamente) que la Ayuda Alimentaria debe ser enviada en efectivo para comprar los alimentos local- o regionalmente, y así no sólo ahorrar tiempo y costos de transporte, sino también activar las economías rurales de los países afectados y garantizar comida culturalmente pertinente a las poblaciones afectadas, de la Ayuda Alimentaria recibida en América Latina tan solo un 4% ha sido comprado en los países receptores y otro 4% ha sido utilizado para compras triangulares (compras locales o en la bolsa) - con un 92% que ha venido directamente de los países donantes; y mientras a nivel mundial, la Ayuda Alimentaria por emergencias cubre el 70% de la AA, también producto de una visión compartida que el único destino de AA deben ser las emergencias, en América Latina la mayor parte de la AA está destinada a proyectos (68%), monetizados en su mayoría y distribuidos por los consorcios de USAID (ONGs estadounidenses como CARE, Share, CRS, World Vision, Save the Children, para mencionar algunas), el programa Mundial de Alimentos (PMA) o los mismos Gobiernos. Eventualmente entra Ayuda Alimentaria considerable también bajo el Título I del PL 480, es decir bajo la modalidad de programas, ventas concesionales de alimentos. Pero poca ayuda llega para mitigar crisis alimentarias o emergencias (9%). Vale senalar que EEUU es el único país del mundo que todavía vende parte de su Ayuda Alimentaria.

 

Ver documento pdf completo